Crónica de la sesión presencial del grupo de padres de Bilbao del 27 de octubre en el Módulo San Ignacio.

img_7196

El pasado jueves 27 de octubre celebramos el primer encuentro de “Aitalaguna” en los locales del Módulo Psicosocial de San Ignacio. Finalmente nos reunimos un pequeño grupo de 4 padres y un hombre cuidador. La hora elegida para el encuentro fue las 6 de la tarde, pensando que esa podría ser una buena hora entre las salidas de los colegios y el regreso a casa, pero como bien señaló uno de los participantes, “las 6 de la tarde no existe en la vida de un padre”…La buena noticia es que el grupo fue reducido, fundamentalmente porque los otros 8 padres de Bilbao que confirmaron su interés en participar, no pudieron hacerlo por estar ejeciendo de padres presentes y cuidadores, lo cual es una magnífica señal de las prioridades y los cambios que se están produciendo en algunos hombres y en muchos padres.Por lo que podemos decir que, el grupo tiene un alma presencial y otra más grande aún en el espacio virtual.

Al tratarse de un primer encuentro, nos presentamos y tratamos de conocernos un poco más entre nosotros, aunque a los pocos minutos ya empezábamos a bucear en terrenos profundos sobre la experiencia de la paternidad y los cuidados de cada uno de nosotros.

Entre los temas que salieron con fuerza destacó el impacto que la paternidad ha tenido en la vida de cada uno de nosotros, como afirmaba uno de los compañeros “a mí la paternidad me ha ampliado, y no sólo la mirada, me ha abierto, por dentro y por fuera…me ha conectado con cosas muy buenas de mí mismo que desconocía, pero también con mis sombras y con aspectos no tan buenos…”. Esta idea de la dualidad estuvo presente en toda la sesión, ya que nos movemos entre la idealización del hecho de ser padre, y las situaciones de crisis donde nos ponemos a prueba de forma continuada y cotidiana. Y la palabra mágica parece que es la PACIENCIA, porque la aprendemos y también porque en muchas ocasiones, nos falta.

Una de las grandes preocupaciones compartidas es la de las dificultades para poder educar a las hijas e hijos en prácticas y roles no sexistas, como comentaba uno de los asistentes “llega un momento en que tienes la sensación de que tu hijo ya no es tuyo, que la sociedad también educa, y de pronto te das cuenta que desde muy temprano tienen muy claro qué cosas son de chico o chica y cuáles son los límites que no deben pasar, aunque en casa no les hayamos educado en eso”.

También apareció el tema de la necesidad  de “abrir el melón” de la relación que tenemos con nuestros propios padres, de nosotros mismos como hijos, ya que sin darnos cuenta, en muchas ocasiones, nos descubrimos repitiendo el rol que aprendimos de nuestro propio padre y que creíamos superado. Estábamos de acuerdo en que somos padres  mucho más presentes y activos que lo que fueron nuestros padres, pero con necesidad de mirar hacia dentro y reconocer nuestras imperfecciones y limitaciones.

Otro de los temas que salieron en este primer encuentro, fue el de la implicación en los cuidados como factor de desempoderamiento, la falta de espacio propio y la necesidad de seguir manteniendo una agenda propia y de pareja.

Pero sobre todo, logramos crear un clima agradable, de confianza y nos quedamos con ganas de más, por lo que pronto volveremos a quedar para encontrarnos físicamente (os haremos saber la convocatoria). Y mientras tanto, seguiremos compartiendo y aprendiendo juntos en las redes sociales de Aitalaguna.

Mila esker etorri zineten guztioi, eta ahalegindu zinetenei ere!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s